jueves, 21 de marzo de 2013

Bajo aguas tranquilas. Satanismo made in Spain.

Dirigida por Brian Yuzna (autor de joyas tales como Society y El dentista), fue uno de los proyectos de terror más ambiciosos en nuestro país al comienzo del nuevo milenio. Inspirándose claramente en el universo Lovercraft, la historia nos adentra en un pueblo llamado Marinbad que tuvo que ser inundado para arrasar con un viejo mal que se propagaba gracias a una secta Satánica, liderada por un discípulo aventajado del mismísimo Aleister Crowley.


Tras un potente detonante y una considerable elipsis temporal, el mal demoníaco que fue vencido 40 años atrás amenaza con regresar (con más fuerza que nunca) para acabar solemnemente con los nobles aldeanos (los cuales son una obvia representación de la sociedad corrupta en la que vivimos). Muy pocos son los que intentarán hacer frente a ese mal y  a sus múltiples formas. 

La violencia explícita es sin duda el mayor encanto del film, que nos obsequiará una y otra vez con escenas de gore muy gratuito aprovechando al máximo sus recursos de producción. Las luces y sombras recaen en un guion que nos quiere conducir por muchos caminos pero que no consigue precisar, y en un reparto con demasiados altibajos (en el que volvemos a encontrarnos con Raquel Meroño, esa gran diva de la Fantastic Factory) al que en muchas ocasiones le sobra el diálogo y le falta aclarar el por qué de su existencia. 

Locura y automutilación son los invitados estrella en las fiestas del pueblo
Si bien la historia ha envejecido un poco mal, la mala leche que le sobra por los cuatro costados se mantiene intacta, siendo esta su principal virtud. Los apartados de fotografía, planificación y sonido no pasarán a la posteridad, pero en muchas ocasiones contribuyen a la perfección a la hora de generar una atmósfera muy desagradable (lo apropiado en este caso) en las escenas de mutilaciones, zombis indefinidos, ritos demoníacos y sacrificios rituales improvisados. 

La Fantastic Factory es tan amada como odiada por los seguidores del género de terror, pero no cabe duda que tiene muchas cosas interesantes que aportarnos. Con el paso del tiempo veremos el fruto de esa primera piedra (que en su momento fue colocada con mucha valentía) en la base de nuestro cine de ciencia ficción. 

2 comentarios:

  1. Muchas cosas malas escuché de esta película, pero tu visión positiva me hace albergar esperanzas y me empuja a verla. Además, ver al señor Botet haciendo de monstruo siempre merece la pela :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dicho, tiene sus momentos de gore /mala leche :)

      Eliminar